Renacimiento

Cuando en el Renacimiento se redescubrieron los textos clásicos, copias de los cuales se habían preservado en los monasterios europeos, sus descripciones se consideran objetivas Sin embargo, como ha mostrado Peter Wells, ahora poseemos sólidos argumentos para cuestionar esta valoración.

La principal idea del relato de César, por ejemplo, es que los germanos vivían al este del Rhin y que los celtas vivían al oeste. No obstante, no hay razón para suponer que unos u otros sintieran que pertenecían a un pueblo común, o que se vieran a si mismos como parte de una población supra-regional.

El grado de veracidad que podemos esperar de César como fuente puede valorarse a parte de sus descripciones de las inusuales criaturas que habitaban los bosques de los germanos, entre las cuales destacan el unicornio y el alce, «un animal cuyas piernas no tienen articulaciones».

Como esto obligaba al alce a dormir de pie ya que le hubiera resultado imposible levantarse del suelo por sí mismo, la forma que recomienda para atrapar uno era serrar parte de un árbol, de tal manera que cuando el alce se reclinó contra él, el árbol cayera junto con él .

 

Nuestra actual forma de entender la alta Edad Media es, de hecho una mezcla de filología del siglo xix y arqueología de finales del siglo xx, Los términos «celta» y «germánico» son creaciones artificiales de los filólogos basadas en estudios de lenguas de tiempos antiguos: el bretón y el irlandés, en el caso de los celtas; el inglés, el alemán y el gótico, en el de los germanos.

Como señala Patrick Geary, «los bárbaros existían (cuando existían) como una categoría teórica, pero no como parte de la experiencia viva no En el caso de las lenguas celtas, sus vestigios más antiguos son unas inscripciones escritas en griego en el urbe de la Galia hacia el siglo a.C.

 

En ellas se recogen nombres de personas muy similares a los que me César doscientos año después Por lo que respecta a las lenguas germánicas los testimonios más antiguos nos los proporcionan las inscripciones rúnicas, mensajes breves escritos en caracteres compuestos de líneas rectas hacia finales del siglo d.C

 

La distribución de las inscripciones celtas en la Galia y de las runas en el norte de Europa continental sugiere una tas y geográfica general entre aquellos que hablaban lenguas cel lenguas germánicas la época en que los romanos se extendieron hacia el norte y el oeste. Herodoto decía que los keltoi vivían cerca de la cabecera del Danubio (es decir, en los Alpes, en lo que hoy es Suiza) y los arqueólogos los han relacionado con la denominada cultura..
Esta se descubrió en el extremo oriental del lago Neuchatel, en Suiza, a principios de la primera guerra mundial. Las excavaciones – una cultura predominantemente ligada a la madera pilares de madera (acaso restos de casas), dos pasos elevados de ma dera y diversas herramientas y armas de bronce, hierro y madera. Varios objetos tenían patrones curvilíneas que desde entonces se han convertido en el sello del arte de La Tene desde Europa central hasta Irlanda y los Pirineos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *